Blogia
Güebona bitácora más que peich...

Yo Sobreviví a las 12 Horas

Lo conseguí, sobreviví a otras 12 horas, aunque el destino o los hados o la madre que los parió intentaron lo contrario. Pero primero pongamos los antecedentes.

Todos los años desde hace ya 4 el club de voleibol en el que milito organiza un torneo de 12 horas donde se voleibolea sin descanso (o casi). El caso es que como este año por motivos personales no hago ficha pues se me ocurrió participar con un equipo de gente que no sabía jugar a volei, sólo para pasar un buen rato y hacernos unas risas. Dicho y hecho, nos presentamos al torneo con el superequipo Benissa-B, aka Los Truños, el peor equipo que jamas ha pisado la pista del pabellón, con gente que jamás había jugado. El equipo estaba formada por El Xexu, Jose María "La Magia", "Jugón" Pablo, "Caramelos de Café" Rubén, Domenech "¿Qué son las posiciones?", Curro el Colocador, yo mismo y alguna que otra aparición estelar, aparte de una mención especial a Juanvi, que no pudo jugar por un esguince de pie. Y ahora al turrón, es decir, la crónica de las 12 horas.

Después de haber visto Hellboy en horario de sesión golfa, por la mañana bien de mañana me fui hacia el pabellón (suerte que es todo cuesta abajo; la fuerza de gravedad hizo todo el trabajo) para ayudar en el torneo infantil (si, antes del 12 horas senior hay un torneo infantil y cadete femenino). De esta jornada de mañana cabe destacar el asunto "niño que parece una niña o al revés", que fue una niña que aunque su entrenadora juraba y perjuraba que era una niña yo y parte de los presentes (sobre todo el sector masculino) teníamos unas dudas mas que razonables. Claro, que a lo mejor era una niña hormonada... enfins, fuera lo que fuera el equipo de la niña rara llegó a la final, aunque no la jugó la susodicha, quizás para no pasar el control antidoping :D.

Ya por la tarde y después de 45 minutos para comer (por cierto, como buen deportista me metí entre pecho y espalda dos hamburguesas :D ) empezó lo bueno, el 12 horas en si mismo. Por supuesto y como siempre, empezó con los 15 minutos de retraso de rigor y sin todos los equipos apuntados, y el partido inaugural fue un Benissa-A vs Los Truños, un duelo en la cumbre que por supuesto perdimos y en el que me hice mi primera lesión del día :D, al caer sobre el talón después de un remate. La lesión en si no fue importante, solo un golpe, pero lo suficientemente fuerte y doloroso como para ir cojeando el resto del torneo. Por cierto, casi vomito la hamburguesa. Iba a ser un día muy largo...

El siguiente partido, hora y cuarto más tarde, nos enfrentó a los que quedaron campeones del torneo, Nazaret (que internacionales somos; vienen equipos israelíes y todo XDDD ). Por supuesto, la paliza fue de órdago, aunque la gente novata en esto empezó ya a comprender un poco mejor lo de las posiciones y tal, y en eso de decir a un despistado donde tenía que ponerse de repente me veo un balón de saque que me viene encima. Como puedo pongo las manos para intentar recibir y "claks", dedo a tomar por culo. Es lo que tiene recibir un saque fuerte sólo con el dedo pulgar derecho, que se te medio esguinza y tal. Enfins, aguanté en pista un par de puntos más pero enseguida pedí el cambio. A partir de entonces y durante los dos partidos siguientes sólo pude actuar de público :( . Por cierto, que también entre partido y partido se me salió el dedo meñique del pie, aunque eso es normal en mi, y aunque me lo puse en el sitio incremento mi cojera :D .

Lo más gracioso de hacerte un esguince en un pabellón deportivo es ver la cara que se te queda cuando te dicen que no tienen hielo. ¿¿Cómo es posible que no haya hielo??. El caso es que después de meter el dedo en agua y ver como la hinchazón no remitía decidí abandonar momentáneamente el torneo para encaminarme a mi casa, donde tengo de todo para esguinces, torceduras y demás lesiones. Ya en mi casa me di cuenta de que no tenía de todo para esguinces, torceduras y demás lesiones, ya que se me había acabado, así que sólo cogí hielo y me volví con mis dolores al pabellón.

Otra vez en la vorágine del torneo pude ver como mis Truños hacían honor a su nombre y perdían dos partidos mas. También miré otros partidos, con especial atención los partidos femeninos, mucho mas interesantes en todos los sentidos ;) . Pero mi participación en el torneo no iba a finalizar así (total, por un pie chungo y una mano medio inútil no me iba a quedar sin jugar), así que jugué (de aquella manera) los dos últimos partidos, que para no extenderme mas diré que perdimos.

Y para finalizar, nuestro grito de guerra: ¡Vamos Truñoooooooooooooooooos!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

yoz (la magia) -

Pues en realidad sí había hielo, lo único que lo guardaban para los cubatas... Un poco cabroncetes, que le vamos a hacer...

En fín, es lo que tiene el deporte.

Zordak -

Pues algún día contaré cuando se me salió el hombro del sitio y seguí jugando...

Edrahil_ -

Eso es moral, sí señor.
El próximo torneo a lo Shaolin Soccer ¿eh?

Seldhor -

Ajajajaja genial tu historia, y me ha encantado la parte final, aguantando hasta el final cual Oliver Aton, aunque te estes desangrando y te falte medio cuerpo, TODO POR EL EQUIPO !!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres