Blogia
Güebona bitácora más que peich...

Alatriste

Alatriste

Vamos a inaugurar la sección de cine con la crítica de una película, la cacareada película más cara de nuestro cine patrio, Alatriste.

 

Las novelas de Alatriste narran la vida de Diego Alatriste y Tenorio, un mercenario y espadachín a sueldo, a través de la narración de su ahijado, Iñigo de Balboa, hijo de Lope de Balboa, un soldado que luchó junto a Alatriste en Flandes. A lo largo de las cinco novelas salen diversos personajes del Madrid del XVII, el famoso Siglo de Oro. Y precisamente ese es el primer problema de la película.

 

Resumir 5 libros en las dos horas y casi media que dura la película es una tarea imposible, ya que perfectamente se podría haber hecho una película cada uno o dos libros. Al haberlo realizado como se ha realizado hace que el espectador que no se ha leído los libros se quede en ocasiones en blanco con los saltos bruscos entre las escenas. Pasan años en un minuto y detalles realmente jugosos o explicativos de la historia quedan desdibujados con los cortes y la condensación de la película. Pero no caigamos en el error de creer que con esos cortes la película es rápida. La acción es lenta, pesada y hace que cuando falta media hora para acabar la película estés deseando salir del cine. Hay algunas escenas que francamente sobran (Iñigo yaciendo con Angélica, por poner un ejemplo) y otras que se echan en falta (¿Ver luchar a Quevedo, uno de los mejores espadachines de la época?).

 

Los mayores aciertos de la película sin duda es la fotografía, que en algunos casos recordaban, por disposición y luz, a los cuadros de Velázquez, y también conseguir transmitir el espíritu del Siglo de Oro como pocas películas han conseguido hasta la fecha, con guerras realistas y sin las luchas de espadas o el glamour propio de producciones como Los Tres Mosqueteros. Y sobre el elenco de actores… buff… mejor los desgrano, no vayan a pagar justos por pecadores:

 

- Viggo Mortensen - Alatriste: Sin ser su mejor papel (ni de sus mejores), cumple a la perfección con el personaje, aunque a veces se nota el esfuerzo vocal que realizó para que no se notase su acento. Su nivel está muy por encima de la mayoría de los actores, y hay momentos que parece que va sobrado para el papel.

 

- Unax Ugalde - Iñigo Balboa: Hace una actuación acostumbrada a lo que es él(o sea, mala), especialmente sobreactuada al lado de Viggo (¿miedo escénico?).

 

- Ariadna Gil - María de Castro: Musa de muchos (según dicen), esta tía se sacó el carné de actriz en la tómbola o algo así. SIEMPRE sobreactúa, aunque tiene la suerte de estar en algunas de las mejores películas del cine español de los últimos tiempos. En el único momento que parece emocionada es cuando se morrea con Viggo. Impagable el momento más sobreactuado de toda la película, cuando está representando una obra de teatro.

 

- Elena Anaya - Angélica de Alquézar: Otra que no lo hace demasiado bien, su único merito es salir en tetas (como en todas sus películas). Al menos podría parecerse físicamente en algo al personaje del libro. ¿No se supone que era rubia con ojos azules? Enfins…

 

- Eduardo Noriega - Conde de Guadalmedina: Lo de este chaval no tiene nombre. ¿Cómo es posible que un actor que apuntaba a tanto cada vez actúe peor? En la película lo único que hace es chillar y escupir todas las palabras que dice. En ningún momento da la sensación de un noble altivo, sino de chulo de barrio.

 

- Javier Cámara - Conde Duque de Olivares: Una de las mejores interpretaciones de la película, te llegas a creer que es el conde-duque, sobretodo cuando has leído algo sobre su persona. La única pega es el pelucón que lleva, que en ocasiones parece resbalársele.

 

- Juan Echanove - Francisco de Quevedo: Probablemente la mejor interpretación de la película o, quizás, la mejor caracterización. Echanove nunca ha sido santo de mi devoción, pero en esta película demuestra que tiene oficio.

 

Me quedan unos cuantos actores en el tintero (Blanca Portillo, Enrico Lo Verso, Pilar de Ayala…), pero sus papeles son tan cortos o tan poco relevantes en la película (que no en los libros) que tampoco les da tiempo a brillar, aunque están al nivel del resto (de pena).

 

Concluyendo, una película que podría pasar sin pena ni gloria por lo cines, pero que cuenta con el atractivo de un personaje conocido, un actor popular e internacional y una gran campaña publicitaria (“la película más cara del cine español”, “la película que supondrá un antes y un después en el cine español”), un bluff que recaudará muchos millones de los incautos (como yo) que se acerquen a verla. Sólo espero que Alatriste sea un experimento que, si bien fallido, sirva para que realmente cambien las cosas en el cine español y se hagan más producciones fuera de la “típica película española”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres