Blogia

Güebona bitácora más que peich...

Yo Sobreviví a las 12 Horas

Lo conseguí, sobreviví a otras 12 horas, aunque el destino o los hados o la madre que los parió intentaron lo contrario. Pero primero pongamos los antecedentes.

Todos los años desde hace ya 4 el club de voleibol en el que milito organiza un torneo de 12 horas donde se voleibolea sin descanso (o casi). El caso es que como este año por motivos personales no hago ficha pues se me ocurrió participar con un equipo de gente que no sabía jugar a volei, sólo para pasar un buen rato y hacernos unas risas. Dicho y hecho, nos presentamos al torneo con el superequipo Benissa-B, aka Los Truños, el peor equipo que jamas ha pisado la pista del pabellón, con gente que jamás había jugado. El equipo estaba formada por El Xexu, Jose María "La Magia", "Jugón" Pablo, "Caramelos de Café" Rubén, Domenech "¿Qué son las posiciones?", Curro el Colocador, yo mismo y alguna que otra aparición estelar, aparte de una mención especial a Juanvi, que no pudo jugar por un esguince de pie. Y ahora al turrón, es decir, la crónica de las 12 horas.

Después de haber visto Hellboy en horario de sesión golfa, por la mañana bien de mañana me fui hacia el pabellón (suerte que es todo cuesta abajo; la fuerza de gravedad hizo todo el trabajo) para ayudar en el torneo infantil (si, antes del 12 horas senior hay un torneo infantil y cadete femenino). De esta jornada de mañana cabe destacar el asunto "niño que parece una niña o al revés", que fue una niña que aunque su entrenadora juraba y perjuraba que era una niña yo y parte de los presentes (sobre todo el sector masculino) teníamos unas dudas mas que razonables. Claro, que a lo mejor era una niña hormonada... enfins, fuera lo que fuera el equipo de la niña rara llegó a la final, aunque no la jugó la susodicha, quizás para no pasar el control antidoping :D.

Ya por la tarde y después de 45 minutos para comer (por cierto, como buen deportista me metí entre pecho y espalda dos hamburguesas :D ) empezó lo bueno, el 12 horas en si mismo. Por supuesto y como siempre, empezó con los 15 minutos de retraso de rigor y sin todos los equipos apuntados, y el partido inaugural fue un Benissa-A vs Los Truños, un duelo en la cumbre que por supuesto perdimos y en el que me hice mi primera lesión del día :D, al caer sobre el talón después de un remate. La lesión en si no fue importante, solo un golpe, pero lo suficientemente fuerte y doloroso como para ir cojeando el resto del torneo. Por cierto, casi vomito la hamburguesa. Iba a ser un día muy largo...

El siguiente partido, hora y cuarto más tarde, nos enfrentó a los que quedaron campeones del torneo, Nazaret (que internacionales somos; vienen equipos israelíes y todo XDDD ). Por supuesto, la paliza fue de órdago, aunque la gente novata en esto empezó ya a comprender un poco mejor lo de las posiciones y tal, y en eso de decir a un despistado donde tenía que ponerse de repente me veo un balón de saque que me viene encima. Como puedo pongo las manos para intentar recibir y "claks", dedo a tomar por culo. Es lo que tiene recibir un saque fuerte sólo con el dedo pulgar derecho, que se te medio esguinza y tal. Enfins, aguanté en pista un par de puntos más pero enseguida pedí el cambio. A partir de entonces y durante los dos partidos siguientes sólo pude actuar de público :( . Por cierto, que también entre partido y partido se me salió el dedo meñique del pie, aunque eso es normal en mi, y aunque me lo puse en el sitio incremento mi cojera :D .

Lo más gracioso de hacerte un esguince en un pabellón deportivo es ver la cara que se te queda cuando te dicen que no tienen hielo. ¿¿Cómo es posible que no haya hielo??. El caso es que después de meter el dedo en agua y ver como la hinchazón no remitía decidí abandonar momentáneamente el torneo para encaminarme a mi casa, donde tengo de todo para esguinces, torceduras y demás lesiones. Ya en mi casa me di cuenta de que no tenía de todo para esguinces, torceduras y demás lesiones, ya que se me había acabado, así que sólo cogí hielo y me volví con mis dolores al pabellón.

Otra vez en la vorágine del torneo pude ver como mis Truños hacían honor a su nombre y perdían dos partidos mas. También miré otros partidos, con especial atención los partidos femeninos, mucho mas interesantes en todos los sentidos ;) . Pero mi participación en el torneo no iba a finalizar así (total, por un pie chungo y una mano medio inútil no me iba a quedar sin jugar), así que jugué (de aquella manera) los dos últimos partidos, que para no extenderme mas diré que perdimos.

Y para finalizar, nuestro grito de guerra: ¡Vamos Truñoooooooooooooooooos!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Un traje nuevo...no tiene mucho gancho el título, no...

Siempre que me invitan a una boda pasa lo mismo, o el traje o los zapatos no me valen o están muy gastados. El caso es que el viernes 8 de octubre tengo una boda de un amigo mío de esos que dicen de toda la vida. Y claro, como no podía ser de otra forma, ni los zapatos (gastadísimos) ni el traje me valen. Es lo que tiene haber perdido casi 20 kilos desde la última boda. Así que como hay que asistir y cumplir e ir en chándal o con vaqueros no queda muy fashion a no ser que seas famoso, decidí ir a comprarme ropita. Y aquí empieza la aventura :D. La semana pasada fui a por el traje y después de pasar por muchas tiendas de ropitas y pijadas encontré uno que más o menos me gustaba. Pregunta: ¿Por qué la mayoría de los trajes los hacen a rayas hoy en día? Y ya no veas las camisas, hay cada una que?pero bueno, no nos desviemos del tema. Como íbamos diciendo, después de elegir el traje y decir que me lo arreglasen (tengo un problema con la ropa; tengo demasiada caja torácica en comparación con mi altura) quedamos en volver martes por la tarde o miércoles por la mañana para recogerlo.

Hoy he ido recoger el traje con mis papas y después de que los dependientes mariposearán a mi alrededor para elegir la camisa (había uno que me echaba unas miraditas? ) nos hemos ido a dar un paseo por el centro comercial. Por cierto que me ha hecho gracia cuando mi mamá, viendo que el traje negro (tiene una obsesión por que no me ponga cosas negras por los gatos que tengo y tal), dice al dependiente ?es que le tengo dicho que no compre nada negro que se llena de pelos y pelusa, y nosotros encima que tenemos gatos? a lo que el susodicho le ha contado que el tenía un gato persa de 3 meses, y acto seguido ha soltado ?pero que miedo me va a dar cuando crezca y saque las uñas? y yo he soltado ?es lo que tienen los gatos, que suelen venir con uñas?. La cara del dependiente, de mi madre y de mi padre aguantándose la risa ha sido para enmarcar.

Siguiendo con mi relato después del traje hemos ido al mítico Carrefour ha comprar, entre otras cosas, una funda para el traje, que no llevaba. Allí, mientras dejaba a mis papás comprando sus cositas, yo me he encaminado hacia la sección de DVD?s, resuelto a aprovechar la oferta 3x2. Después de buscar durante casi una hora y preguntarme por qué la gente no es capaz de dejar las películas ordenadas, para no obligar a mirar TODAS las películas de TODOS los estantes, me quedé con El pianista, el remake del Amanecer de los Muertos y de regalo Scary Movie 3 (sí, confieso, a mi me gustó).

Una vez acabadas las compras y como ya era tarde hemos comido en el buffet del Carrefour, donde por poco más de 6 ? comes hasta hartarte, como ya comprobamos otra vez que comimos en el mismo sitio, y he vuelto a ver al Hombre Raro de los Tirantes. Este hombre, un viejo de unos setenta y pico años, ya le vi la otra vez y me extraño el ritual que sigue para comer. Consiste en lo siguiente: deja la bandeja en una mesa mientras coge un plato y se va a la mesa de al lado. Así, este hombre come ocupando dos mesas, la suya y la adyacente donde deja la bandeja y de la cual va cogiendo progresivamente los platos. Y ahora me imagino que todos los que me lean se preguntarán ?¿Y por qué lo hace??. Pues como yo también me lo preguntaba y me lo pregunto desde la primera vez que lo vi. Enfins, que se le va ha hacer, un misterio más sin resolver?

La Boda y La Corte

Como ya comenté en el Un traje nuevo, el pasado viernes 8 por la tarde fui a una boda de un amigo mío de esos que se dice de los de toda la vida, o casi.

La boda en cuestión empezó, como es tradición en el pueblo de la novia (que además era donde se casaban), con un paseíllo de los novios y demás invitados que iba desde la casa de la novia a la iglesia. Como yo no sabía eso estaba esperando en la puerta de la iglesia, así que me ahorré el caminar. Una vez en la iglesia empezó la ceremonia y todo el rollo, que no voy a relatar, ya que no hubo nada destacable (todas las ceremonias por la iglesia son mas o menos iguales). Vamos a lo bueno, el banquete y demás :D

Una vez en el salón de banquete, una especie de carpa con terraza, lo primero que hice fue ver en que mesa estaba para saber con quien tenía que sentarme. Mesa 13. Gran número, una mesa al lado de la de los novios y padrinos. Y la compañía mas o menos todos conocidos. Bien, empezamos bien. Yo ya me disponía a sentarme cuando me dicen que primero se sirven fuera unos aperitivos y bebidas. No problemo, si hay que salir para comer y beber se hace :D

Los aperitivos empezaron a servirse cuando llegaron los novios, esto es, una hora después de que llegasen el resto de invitados. Para entonces el hambre era voraz y se palpaba en el ambiente. Así pasó, que en cuanto la primera bandeja de canapés fue servida la turba se arremolinó alrededor, devorando con ansia. La escena recordaba a las gallinas picoteando :D

Los canapés del principio eran muy exóticos: sushi, pinchos de melón con jamón de york, atún con pimiento rojo, unas tartaletas con una pasta verde que no se sabía que era… enfins, como yo dije, si alguna vez me caso y pongo aperitivos serán a base de pinchos de jamón serrano y queso, tortilla de patatas y cosas asín, que muy finos no serás, pero están de buenos… Como confirmando mis palabras, sacaron una segunda ronda de canapés, formada por trozos de lomo y jamón serrano, choricillos, morcillitas, longanizas, gambas y croquetas. Por cierto, ¡como desaparecían las gambas y las croquetas, tu!

Después de aquello nos fuimos a dentro del salón y, después de aposentar nuestros culos en los asientos, empezaron a servir la cena en si misma, cosa que duró cerca de dos horas. El menú era:
- Muselina de bogavante y vieiras con crema agria, cordón hojaldrado de merluza de anzuelo ( ? ) y pastel de frutos del mar.
- Lomos de dentón en gratín de ajos tiernos y jugo de cigalas.
- Copita de sorbete de limón (todo un clásico :D )
- Centro de ternera blanca y salsa de brotes de mostaza.
- Tatín de manzana en filo crocante y helado de vainilla.
- Tarta nupcial (muy rica, pero que no me dejaron repetir; cuando acabaron de repartir los trozos de tarta ya la estaban guardando…cabrones)

Por supuesto, todo esto con vino, champán… y barra libre antes y después de la cena :D . Ah, estaba todo realmente bueno, excepto la ternera, demasiado cruda para mi gusto :( .

Enfins, después de la cena, en la que hicimos que los novios se besasen muchas veces, siempre cuando estaban comiendo (hasta los mismos debieron acabar) vino el baile y esas cosas. A destacar la actuación de las amigas de la novia, a la que los amigos del novio solemos llamar La Corte, ya que siempre iban con la novia cuando estaban saliendo, a modo de 5 o 6 carabinas. Pobre chaval :D.

La actuación era una especie de tómbola (por supuesto, los novios no sabían nada, sino a buenas horas…) donde La Corte ejercía de periodistas y poniendo a los novios unas pruebas bastante tontas. En general todo era bastante tonto y con ninguna gracia, sólo me reía por la cara de circunstancias que ponía el novio. Menudo santo :D

Cuando ya no podía soportar más canciones como Torero, Bye bye y cosas así me fui, y en mi salida sonaba la orquesta tocando Dragonstea din tei…. no es una música muy épica para irse, no…

Por último, mi valoración personal es que la boda fue sosa y aburrida, auqnue quizás mi visión estuviese empañada por la que yo considero una boda molona, esto es, vestidos de caballeros y damas medievales :D. Enfins, hasta el próximo bodorrio.

Pues sí, un blog...

Antes de nada bienvenidos a tod@s, y sí, yo también he caído en esto de las bitácoras. ¿Qué de que voy a hablar?Pues de todo un poco, ya iremos improvisando :D. El blog está en fase de prueba, así que es posible que cambie un poco de aspecto y estructura en los siguientes días.

El Gran Hermano y la madre que lo parió

Bueno, después de dos semanas en las que mis ganas de escribir eran más bien escasas (que difícil es escribir con el dedo pulgar chungo), por fin me he decidido a escribir algo. El problema, como siempre, es encontrar un tema que sea interesante a los que se hayan al otro lado de la pantalla aparte de a mí mismo, aunque bueno, se supone que las bitácoras van sobre los pensamientos y experiencias personales, y no todas las vidas son interesantes... ¿y el Gran Hermano no va de eso, de vidas aburridas? Mmm, creo que ya tengo tema... esto lo voy a llamar El Gran Hermano y la madre que lo parió.

¿Por dónde empezar? ¿Quizás por el principio? Bien, erase que se era una televisión banal y zafia llamada Teta 5, donde nos martirizaban con Crónicas Marranas entre otras lindezas, cuando de repente un día empezó a aparecer los anuncios de una especie de ojo y un enigmático Gran Hermano. ¿Qué era aquello?... Más tarde salió la Merche Milá, presentadora de programas míticos como Queremos Saber y su más mítico enfrentamiento con Paco Si-no-se-habla-de-mi-libro Umbral, diciendo que era un experimento social. Y nos lo creímos...

El experimento social o como meter ganado humano en una casa:

La cosa esa experimental consiste en meter a carne de psiquiátrico con gente que en la primera edición yo tildaba de mas o menos "normales"(con el tiempo he visto que de normales nada de nada) en una casa de la que no pueden salir, sin libros, sin radio, sin ordenador, sin videoconsola y sin tele. Tampoco (en teoría) pueden tener noticias del exterior y todo esto es retransmitido las 24 horas del día.

No voy a entrar en más detalles del concurso, sobre su mecánica y demás, que ya ha estas alturas supongo sabido por todos, incluso por esos que dicen que no lo han visto nunca. Si, esos que dicen que no ven nunca ese tipo de programas y que sólo ven espacios culturales de la 2. Y yo me pregunto, ¿si tanta gente ve los documentales de la 2, porque nunca salen entre los programas más vistos y sin embargo los grandes hermanos y sucedáneos (a los que me referiré más tarde) sí? Bueno, no nos desviemos del tema, todo esto es para decir que yo vi el primero y gran parte del segundo, pero los otros solo los vi a intervalos (clásico ?si no hay nada mejor...?). Y puedo decir que he sacado un patrón de concursantes, que se repite en este y en todos los sucedáneos de GH.

El grandilocuente: También llamado pedante, siempre hay uno o dos en todos los programas. Se caracteriza por sus intentos de hablar bien y que los demás hablen bien, meterse con la falta de cultura de los demás de la casa y, en algunos casos, sus momentos filosóficos. Cuando hay dos se suelen llevar a matar, como la vida real.

El chungo: El de la calle, el que ha vivido más que ninguno y que es capaz de, parafraseando al más grande de todos ellos, meter dos yoyas placa placa a quien se meta con él o con su familia, que es lo más sagrado de el mundo. Generalmente duran poco, enseguida se les suele hechar o se van cuando no aguantan más la estupidez de sus compañeros.

El novio de la muerte: Este ser, masculino o femenino, y que no necesariamente tiene que haber sido soldado, se caracteriza por su amor a la patria, su afán de protagonismo y por su serio desequilibrio mental. Suele ser violento y malhablado, aunque tiende a darse muchos aires de grandeza.

El modelno: O alternativo. Es el/la clásic@ gafapasta (que no suele llevar, ya se sabe que en estos programas pocos llevan gafas todo el rato), a veces se puede confundir con el pedante, con el que suele hacer buenas migas. Es alternativo, guay, le va el buen rollito y tocar la guitarra, y tiene serios problemas mentales; sus transformaciones son como las del doctor Jeckyll y Mr Hide.

La puta: Poco hay que comentar acerca del nombre; a veces a sido puta de verdad y otras la puta es un tío (no sería correcto llamarlos gigolos). En algunos casos se quieren tirar a todo lo que se mueve y han entrado en el programa para mojar, en otros han entrado para cambiar de profesión o elevar el caché, tampoco lo tengo muy claro.

El inestable: Aunque podrían ser todos, el inestable es aquel que pasa de la risa al llanto y otra vez a la risa en menos de 5 minutos. Suelen ser histéricos y coléricos, aunque a veces simplemente se deprimen y se van con los seres inteligentes de la casa, como las vacas o las gallinas.

El simple: Aparentemente tonto, muchas veces es gente de pueblo que aprovecha esa condición de supuesto paleto. Excepto un par de excepciones, suelen ser los más normalitos de los concursos, aunque eso no quiere decir que sean normales. Es una buena estrategia, incluso ha habido alguno que ha ganado y todo.

El graciosete: Este ser insufrible está todo el tiempo haciendo y diciendo paridas, con el único fin de caer bien a la gente. Lo malo es que luego cuando sale también sigue con las mismas payasadas. No suelen ser problemáticos, aunque no por ello menos odiosos.

El mamá quiero ser artista: Actor, actriz, modelo o cantante (o al menos eso dicen sus credenciales), este ser entra para hacerse famoso. Suele remarcar mucho su condición de artista y cuando puede da muestras de ello. Intenta llevarse bien con todo el mundo, aunque no suele conseguirlo (se les ve el ?plumero?). A partir de la segunda edición todos tienen algo de esta personalidad, aunque los que han conseguido trabajar al acabar el programa de actores o actrices se pueden contar con los dedos de la mano. Eso si, en Crónicas y programas de petardeo si han conseguido trabajo muchos, pero bueno, la mierda vende mucho.

Y algunos más, aunque a grandes rasgos el resto de personalidades salen de la combinación de las que he expuesto arriba. Me he dejado el homosexual como concursante porque las categorías son personalidades, independientemente de la condición sexual de cada uno, aunque eso no parece que sea lo que piensa la organización del programa.

Un Gran Hermano típico en 13 líneas:

Gala de presentación, que bonitos son todos y todas, que guay nos lo vamos a pasar, que chachipiruli. Encienden unos cigarrillos. Nominaciones, que si lo siento mucho pero tengo que nominar a este, empiezan los malos rollos. Fuman mucho. Hacen un par de pruebas ridículas y vergonzantes. Siguen fumando. Sale un concursante, normalmente el primero que sale es el que gana más dinero por ser de los más polémicos. Fuman más. Sigue el proceso. Fuman hasta quedarse sin tabaco. Se rebelan por la falta de tabaco. Le dan tabaco. Se lo fuman y se vuelven a rebelar. Más pruebas, nominaciones, gritos, malos rollos y expulsiones. Se va alguno y fuman. Llega la final. Fuman porque están nerviosos. Gana el más tonto. Se acaba Gran Hermano hasta la próxima edición.

Los sucedáneos nunca son buenos:

Todo programa con audiencia genera una serie de sucedáneos que no siempre tienen la acogida del original, aunque en algunos casos superen al original. Eso pasó por ejemplo con el programa Supervivientes, para mi mucho más interesante que el GH, pero que apenas sobrevivió a dos ediciones antes de convertirlo en un programa de famosetes casposos. Otro programa que pasó sin pena ni gloria fue el Bus, donde les metían en un autobús y les llevaban por las carreteras de España. El más reciente de ese tipo, La Casa de tu Vida, parece que si que tuvo buenos resultados de audiencia, así que es posible que se haga una segunda edición. Aunque parece que la telerrealidad tiende, cada vez más, a usar a famosos de segunda o tercera para tener más audiencia. Personalmente creo que eso es un error, que posiblemente (y a los datos de audiencia me remito) una buena selección de concursantes de más audiencia que ver a Tamara (mmm... llamadme... Ambar) o Coyote Dax cuidando cerdos. Pero bueno, yo no soy programador (de televisión, claro).

Reactivación... o algo así

Hace mucho tiempo aquí se escribían cosas. Pero emigré, dejé de tener internet y no pude seguir escribiendo. Ahora sigo sin tener internet, pero bueno, voy a intentar hacer algún artículillo de vez en cuando. Así que no se vayan todavía, aun hay mas

Alien versus Eurojunior

Este fin de semana vi el esperado estreno (al menos por mí) de Alien versus Predator y, bueno, no estuvo del todo mal, aunque como siempre digo, ¿no podrían haber adaptado directamente el cómic? Hubiese sido mejor y más coherente con sus respectivas mitologías. Enfins, pero el acontecimiento del fin de semana no fue el estreno de la película sino el ¿barça-madrid?. Noooooo, fue tanananaaa Eurojunior.

He de decir que yo no lo vi (y tampoco vi el partido), pero inevitablemente me enteré de todo los que pasó en el festival de marras. Así, nos adentramos en una época oscura, donde tendremos que escuchar el "Antes muerta que sencilla" de la Melody de segunda generación todas las Navidades cuando salgamos de marcha. Dios, que fin de año nos espera. ¿Estamos ante una señal del Apocalipsis? Supongo que no, pero si supone una revitalización de Operación Truño. Ahora tendremos seguro una nueva edición del programita de marras, en sus dos categorías. Dos categorías. Como Alien versus Predator, aunque los monstruos de OT son menos entrañables que estos dos. Personalmente, prefería besar a un alien antes que a Morsa de España.

Y hablando de OT ¿qué pasó con los concursantes de OT 3? Por que existir existieron. ¿Desaparecieron, absorbidos por Morsa, Ataque de Torbellino Bisbal y David Bogavante, quienes, cual predators, se dedicaron a cazar a base de marketing a los demás? ¿Es Nina una reina Alien? Y, sobretodo, ¿es Carlos Lozano un sintético como el de la primera película de Alien, que deja que el monstruo evolucione y viva? Enfins pilarins, después de estas sesudas reflexiones con esto y un bizcocho por el culo te la estrocho. Y antes muerto que sensiyo, que sensiyo...

Un soso-artículo de retonno

Hace ya mucho tiempo que no escribo nada, aunque la razón ha sido buena: estaba de viaje-vacaciones. Y que difícil se hace volver a la rutina después de haber pasado una semana genial. Todos los días se te hacen lunes y parece que nunca se va a acabar la semana. Y más cuando, como en mi caso, llego medio pocho y con una cosa que nunca me había pasado, el síndrome de los Ojos Hinchados.

¿Que qué es eso? Pues no lo sé, la verdad. Lo único que se es que me levanto todos los días con los ojos hinchados y por la noche noto que se me hincha hasta el cuello. Todo producido sin duda por el cansancio de dormir poco o nada durante una semana (más el insomnio que arrastró de forma habitual) Aunque la verdad es que no me quejo de no haber dormido. Ya se sabe, sarna con gusto no pica. Pero claro, eso de levantarme y ver mis ojos como dos pelotas de ping pong no es demasiado agradable que digamos, aunque si curioso :D. Mmm, que cosa más sosa de artículo me ha quedado, la verdad. No me lo tengan en cuenta. Al fin y al cabo, para mí es lunes.

Las chorris guarris de las minis

En este mundo que nos ha tocado vivir cada cual tiene sus perversiones, sus filias y sus fobias y todas esas tonteridas que se suelen decir. ¿Y a que viene esta mierda de introducción? Pues para contar mi última perversión. Si antes eran los huevos kinder, ahora son las miniaturas del dungeons. Si, ahora me dedico a buscar, cambiar y vender dragones, gigantes y hasta algún que otro kobold. Tengo cientos de miniaturas y quiero más, más, maaaaaaaaaaás, son miiiaass, mi tesoroooo...ejem, como iba diciendo, se ha convertido en uno de mis hobbys y en mi vuelta a esa cosa tan inútil que llamamos coleccionismo(otro dia hablaré de mis antiguas colecciones).

Pero no acaba ahí la cosa, en mi última incursión en ese poblado de trasgos donde antes habitaba hice caer en las redes de las miniaturas a un par de incautos que poco a poco se obsesionarán y tendrán que comprar, comprar, comprar... ¡JA JA JA! ¡Y no serán los únicos! Lenta pero inexorablemente la obsesión por las minis del dungeons se propagará....si...tú, que me lees, cobarde tu que te escondes, tu también caerás...

Visitas, bodas y motos en las vías del tren

¿De qué podemos hablar hoy?... no se, no se... quizás de mi último fin de semana.

Aprovechando que tenía un día libre del trabajo, fuime raudo y veloz como el viento (aaaaah velocidad de infartooo...) en el tren.


Los detalles de este viaje de ida son poco importantes, sólo reseñar que intercambié unas palabras con un tipo que se estaba leyendo Legends (pero no la reedición, sino la original de Zinco), sobre que de ahí salió el Escuadrón Suicida y la reestructuración de la Liga de la Justicia y ... bueno, que divago y me pierdo, vamos a lo que vamos.


Conforme llegaba a mi casa me llamaron por teléfono para ver si queria jugar al Blood Bowl (juego que al principio es divertido, pero que en tres partidos lo tienes aburrido), aunque era la excusa para que llevase unas cajas de miniaturas (leer artículo anterior, porfaplis) que me habían encargado; cajas que dieron por culo un buen rato ya que en 3 días que estuve las llevé todas las veces que me acercaba al club para ver si uno de los que me habían pedido minis se decidía y me pagaba (cosa que al final no hizo del todo, por cierto). A parte de aquello en el fin de semana también fui al cine y vi ese bodrio llamado los hermanos Grimm, del cual solo destaco dos cosas agradables: el pecho izquierdo de Monica Bellucci y el pecho derecho de la susodicha. Por cierto, siempre que salía Matt Damon me acordaba de Team America y me entraba la risa floja. Y ya del fin de semana en mi pueblo poco más destacable. En otro momento hablaré de como cuando vez a gente de forma menos frecuente te das cuenta de muchas cosas (hay algunos que cada vez hablan más y más lento y les cuesta coger más las cosas; es lo que tiene la marihuana, enfins...)


¿Y a que viene el título? Pues muy fácil y por partes:


Lo de las visitas es porque casualmente mis tíos, los únicos que trato y que veo en Madrid(ya que viven ahí) de forma más o menos frecuente, fueron el sábado de visita. ¡Ya es casualidad que nos encontremos también cuando voy de viaje a mi casa!


Lo de las bodas tiene más miga. Ese fin de semana había una boda y los novios no me invitaron. Hasta aquí todo correcto. Lo que pasa es que creo que no me invitaron acogiéndose a la excusa de que ya no vivo en el pueblo. ¿Y por qué digo eso? Porque ya me lo han hecho. Aunque en este caso en concreto quiero creer que no me invitaron porque sólo invitaban a amigos íntimos y familiares... o a lo mejor no. Sea como sea, y diciendo antes que nada que no invitándome me han hecho un favor(dinero que me ahorro), es interesante ver como hay gente que sólo invita a determinados eventos por compromiso, no porque lo sienta, y por eso en el momento que a alguien no tienen que verle con frecuencia aprovechan para no invitarlo, en lugar que desde el principio sólo se invite a los que se quiere realmente invitar. Enfins, un poco penoso, ¿no?, pero en general la gente así es penosa(¿cobarde quizás sería más correcto?). Mmm... esto a lo mejor me ha quedado un poco lioso y duro. No es mi intención ninguna de las dos cosas. Por último, y sobre este tema, si alguien se siente agraviado porque le ha sucedido algo así alguna vez lo mejor no es no invitarles cuando, por ejemplo, te vayas a casar. Lo mejor es invitarles, obligándoles si aceptan a que paguen ese regalo monetario que cada vez es más y luego restregarles sutilmente el hecho de que tú les has invitado y ellos no, con frases como " ¿Qué os parece la boda? ¿La vuestra fue parecida? Como no fui..." u "Os invité porque me parecía muy fuerte casarme y que vosotros no estuvieseis en mi boda".


Y ya por último (ahora sí), lo de las motos viene por el viaje de vuelta, donde de repente notamos todo el tren como pasábamos por encima de algo que nos hizo parar durante media hora. Ese algo era una moto que unos graciosos habían dejado en medio de la vía. Que graciosos, sobre todo si el tren hubiese descarrilado. La pena es que no pasásemos por encima de los graciosos cuando preparaban la "bromita".


Enfins pilarins, y con esto y un bizcocho por el culo te la estrocho.

Libros: Que difícil es escribirlos y que imposible publicarlos.

Hace ya un tiempo que tengo la idea de escribir un librillo. Nada pretencioso, sólo algo de fácil lectura y que proporcione una dosis de entretenimiento. Pero ¡ah, amigo!, del dicho al hecho hay un trecho y no siempre es fácil novelar las ideas o las situaciones. Por ello empecé a estructurarme el libro, esbozando los personajes, las localizaciones y la historia básica del mundo. Esto me ha llevado un tiempo, la verdad, porque no le dedico demasiado idem, y desde que vine a Madrid lo había dejado aparcado. Recientemente he vuelto a las andadas, aunque la mayor parte de la estructura sigue estando en mi pueblo. Pero bueno, pronto volveré allí y agarraré todos los bártulos.

¿Y por qué quiero escribir el libro? Pues por amor al arte, porque no creo que sea publicado. Hoy en día para publicar o bien ya tienes un nombre o tienes que escribir acerca de códigos secretos, conspiraciones u órdenes medievales, todo sin ningún rigor histórico o científico, por supuesto. Pero yo no escribo eso. A mi me gusta la espada y brujería, así que mi libro va de eso precisamente. Al menos el primero... :D

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Capítulo Cero

Era un día aburrido, un martes, día intrascendente cuyo único mérito es ser el segundo de la semana. Sumido en mis pensamientos, caminaba sin prisa pero sin pausa hacia la boca del metro. El mundo, a través del cristal de mis gafas, era del color gris del amanecer nublado.

Por la calle sólo había un borracho, al otro lado de la calle, que se golpeaba suavemente contra la pared, mientras avanzaba lentamente. No le presté más atención y bajé las escaleras hacia la cueva artificial que siempre te recibía con una bocanada de aire caliente, como una entrada al infierno, en este caso urbano.

Saqué el libro que estaba leyendo de mi bolsa, uno intrascendente que hablaba sobre las virtudes y defectos de los actores, contado en clave de humor, y, después de ticar en los tornos, me dirigí hacia el andén distraídamente, leyendo como Robert Downey Jr tuvo su primer escarceo con la droga a los 4 años. Concentrado como estaba, no me di cuenta de que el metro se retrasaba, hasta que por fin levanté los ojos y de la vida y milagros de Steve Buscemi pase a la pantalla de mi móvil para revisar la hora. ¿Las 9:00? No era posible. Llevaba una hora en el andén y no había venido ningún tren. Y tampoco habían anunciado nada por el megáfono. Mmm... ¿Y la gente? No había nadie. En una hora nadie había bajado. ¿Una huelga de la que no me había enterado? ¿O algo más? Con estos pensamientos en mi cabeza, me levanté del banco y empecé a subir la escalera hacia el exterior...

(Continuará)

Sobre trabajos, entrevistas y tontuna en general

Hoy toca hablar (escribir más bien) de los trabajos, de las entrevistas y de como hacen los procesos de selección.
En estos pocos meses de exilio he realizado muchas entrevistas y he estado en muchos procesos de selección, siendo muy interesantes la mayoría.
Generalmente, las entrevistas las lleva personal de RR.HH (o recursos humanos para los simples mortales), que se suele componer de la fauna más diversa y en muchos casos la más inútil también. Pero vamos al turrón, y voy a categorizar y generalizar a los entrevistadores según mi propia experiencia:

-El Terminator: Normalmente del genero masculino, suele llevar un traje impecable y un corte de pelo impecable. Te hace la entrevista como si fuese un robot, pero un robot con mala leche. Tanto si le gustas como si no te da la impresión de que le has caído como una mierda y que si pudiese sacaría una escopeta y se liaría a tiros con todo aquel que no pasase el corte.

-El Malfollao: También de genero masculino en su mayoría, este es un especimen evolucionado del Terminator. Empieza dándote la mano con desgana, mirándote mal y cuando está repasando tu curriculum pone la misma cara que si tuviese una mierda debajo de la nariz. Luego empieza a preguntarte... mejor dicho, a escupirte las cosas, mirando desdeñosamente alternativamente al curriculum y a ti. Cuando acaba la entrevista si puede ni te da la mano.

-El Soy Guay: Este entrevistador te saluda, te dice que tal has llegado al sitio, se preocupa por ti antes de empezar la entrevista... enfins, un peñazo. Luego lleva la entrevista como una conversación casi casi de colegas, como si te conociese de toda la vida. Estos son los peores, porque todo su buen royo es sólo una máscara para que te descuides, te relajes y ¡zas!, cogerte en un desliz. La experiencia me ha enseñado que tienen más mala leche, te prometen mucho, te hacen creer que el trabajo es tuyo... enfins, cuidadin dadin con estos.

-El Patatín-patatán: Este a veces, en lugar de ser de RRHH, es un empleado o el jefe de la empresa. Normalmente se da mas en las empresas tecnológicas. Más que preguntarte algo concreto, te suelta un rollo sobre la empresa, sobre especificaciones técnicas o sobre el sexo de los ángeles. Estas entrevistas son terribles, sobre todo si la tienes por la mañana prontito o bien después de comer, donde debes hacer esfuerzos para no dormirte.

-El ¿Lo cualo?: Este es raro de encontrar, pero haberlos haylos. Son unos seres (no se si humanos o no) que no saben de que va el trabajo, generalmente de ETT's (ya hablaré de ellas con más profundamente otro momento), que te suelen provocar una risa floja cuando pronuncian potosop (photoshop), vindos (windows) o lindezas semejantes. A estos si eres listo y tienes labia se la puedes meter doblada, hablando con lenguaje técnico, que no siempre tiene porque estar relacionado con la materia de la que se esta hablando. El problema de estos tipos es que a veces se piensan que la informática es como en las películas, y si eres sincero y dices que cierta cosa no se puede hacer te miran como si no tuvieses ni idea (esos zooms de fotos donde no pierden resolución...)

Enfins, mi conclusión es que no tengo conclusión, otro día a escribiré algo acerca de los jefes. Un besito a ellas y que os den a los ellos. Sed felices, happy happy...

Lleno y vacío: Teoría de los Campos de Golf

Hola amigüitos y amigüitas. Hoy vamos a hablar de lleno y vacío.

Según nuestro gobierno, nuestros embalses están vacíos y según nuestros meteorólogos van a estar así mucho tiempo, culpa sin duda dela escasa pluviosidad a la que nos enfrentamos. Sin embargo, hace apenas unos meses sufriamos las mayores nevadas en unos cuantos años. Y se supone que la nieve es agua, ¿non?. Y la nieve se funde. Entonces... ¿dónde está ese agua? ¿Llamamos a Lobatón para que la encuentre? No amigos, ese agua la hemos encontrado.

Y es que somos nosotros, la gente corriente, los que estamos vacíos de sentimientos y de sentido común(también de dinero), que somos muy malos y despilfarramos agua.¡Jo, qué malos somos! Si es que... Por cierto, ¿si no hay agua, por qué están todas las piscinas llenas? ¿Y por qué cada año abren más campos de golf? ¿No tendrá nada que ver eso con la falta de agua?

Otra pregunta... si según los meteorólogos, climatólogos y cenizos en general estamos inmersos en un cambio climático (cosa que mal que nos pese es cierta) este país en el que sobrevivimos se va a convertir en un desierto, ¿por qué no se meten potabilizadoras, depuradoras y sistemas de riego al estilo israeli a saco? La repuesta es sencilla: porque si hiciesen eso los bolsillos de unos cuantos dejarían de estar tan llenos.

Y es que Barrio Sesamo ya nos advertía que había que saber bien en que se diferencia una cosa llena de una vacía. Aunque luego se da la paradoja de que los que mandan ( y bastantes de los simples mortales) tienen la cabeza vacía de algunas cosas (lógica, percepción a largo plazo) y llena de otras (codicia, impaciencia).

Enfins, pilarins, otro día hablo del cambio climático (que según algunos no es para tanto... que se lo pregunten a la gente de Nueva Orleans, o a nosotros, que cojones, tampoco hay que irse tan lejos). Sed felices y que la potra os acompañe.

66 Edición de los Globos de Oro

66 Edición de los Globos de Oro

Los Globos de Oro históricamente siempre ha sido la antesala de los Oscar, y suele servir para ver por donde van los tiros, aunque los ganadores de un Globo no tienen asegurada una estatuilla dorada (sino, que se lo pregunten a Jim Carrey). Este año la ganadora indiscutible ha sido Slumdog Millonarie, de Danny Boyle, que se ha llevado mejor película dramática, mejor director, mejor guión y mejor banda sonora original, aunque, sinceramente, no creo que se vaya a llevar nada en los Oscar (excepto, quizás, guión) donde veo más posibilidades para Australia, El caballero oscuro, El curioso caso de Benjamin Button o Gran Torino. Y es que los óscar, como bien sabemos, prefieren las grandes superproducciones que además han funcionado bien en taquilla que una película con una taquilla más bien discreta, por buena que sea.

Y hablaría sobre Pe y Ja, y como la primera se rebotó cuando, merecidamente, no ganó el globo como mejor actriz secundaria, que se llevo Kate Winslet, bicampeona esa noche, y como el segundo, impresentable como siempre, ni se digno en aparecer. Y es que, lamentablemente, a veces exportamos lo peor.

En fin, ya para terminar, me pareció muy bien que le diesen el Globo al mejor actor secundario de forma postuma a Heath Ledger, cosa que espero que se repita en los Oscar aunque no como homenaje postumo, sino porque para mi su Joker ha sido la mejor interpretación de este año.

En cartelera: RocknRolla

En cartelera: RocknRolla

Nos llega RocknRolla, la última producción de la filmografía de Guy Ritchie, un director irregular que en este tipo de películas, como ya demostró en Snatch, cerdos y diamantes, se siente especialmente cómodo e inspirado.

 

La película es una serie de historias interconectadas en las que  sus protagonistas van enmarañándose cada vez más en una compleja trama hasta llegar al clímax en un final que, si bien a estas alturas no puedo decir que sea sorprendente, al menos es bastante decente.

 

Como protagonistas encontramos a gente ya habitual del director y a otros nuevos, y entre los nombres que nos encontramos a gente como Gerard Butler, Gemma Arterton, Idris Elba, Geoff Bell, Toby Kebbell, Thandie Newton, David Bark-Jones o Jeremy Piven, y las interpretaciones están a la altura de lo que se espera, así que, dentro de la patética cartelera de estas navidades, recomiendo ver esta película  si quieren pasar un rato entretenido.

 

En cartelera: Australia

En cartelera: Australia

Australia es la superproducción protagonizada por Nicole Kidman y Hugh Jackman que a aterrizado en periodo navideño, seguramente porque estamos en un momento donde todo vale y se perdona todo. Pero esto es imperdonable. Lo que a priori parecía una de las películas del año, se ha quedado en un bodrio excesivamente largo donde la historia es simplona y fácil, sin giros argumentales, donde quizás la gente que no sepa nada de historia le sorprenda algunas cosas de las que se relatan, pero que al espectador un poco más cultivado le parecerá superficial. Uno espera algo más de la historia de ese país-continente y no esto. Cuando se enterarán los directores, productores y guionistas que los efectos especiales, los paisajes y los actores con tirón no sirven para nada si la historia que se cuenta no es lo suficientemente buena. Y eso es lo que le pasa a esta cinta, que la historia no está a la altura de lo esperado. Eso sí, si la intención era hacernos dormir, lo han conseguido.

Hola 2009, hasta luego 2008

Hola 2009, hasta luego 2008

Un año más ha pasado y aún seguimos aquí, al pie del cañón. Para los que me siguen, para los que ya no, e incluso para los que nunca me han seguido, les deseo una buena salidad de año y una mejor entrada, no hagan nada que yo no haría e intententen que la crisis les afecte lo mínimo en los próximos meses (¿años?) de intensas colas de parados, ERE’s y demás cosas bonicas que nos esperan.

En cartelera: El intercambio

En cartelera: El intercambio

El peso pesado de la cartelera de Navidad en cuanto a calidad, está última producción del multioscarizado Clint Eastwood es sin duda el refugio del que busque buen cine en estas fechas. Y es que la cosa está muy mala, y desde que se acabó la racha de estrenar señores de los anillos hace tiempo que no ponían nada bueno en estas fechas entrañables.

El intercambio (Changeling) se basa en la historia de los asesinatos del gallinero de Wineville y se centra en el caso de Christine Collins y de la desaparición de su hijo Walter, poniendo de manifiesto la corrupción de la policia de Los Angeles y su inoperancia cuando le hacen creer que han encontrado a su hijo y el niño resulta no ser su hijo. El reparto lo encabezan Angelina Jolie y John Malkovich, y su guionista es nada menos que J.Michael Straczynski, creador de la mítica Babylon 5 y guionista de la etapa reciente más famosa del cómic de Spiderman, entre otras cosas, y desde mi punto de vista, es una más que firme candidata, junto al Caballero Oscuro, a los óscar de este año. Sin duda, una de las mejores películas del año que no dejará a nadie indiferente.

En cartelera: Di que sí

En cartelera: Di que sí

Esta navidad está plagada de estrenos, algunos interesantes, otros desechables y otros como esta comedia de Jim Carrey, Di que sí (Yes Man), una película que no va a pasar a la historia pero que cumple su papel, es decir, entreniene y consigue sacar alguna que otra risa con gags a la medida de su histriónico protagonista.

La premisa de la que parte la película es que pasaría si una persona habituada a decir no de repente dijese sí a todo, incluso a lo más disparatado. El resultado son un montón de situaciones cómicas donde el protagonista conoce a la mujer de sus sueños, interpretado por Zooey Deschanel. La película no es de la mejores comedias del actor, aunque mejor que las últimas que ha interpretado e incluso mejor que El número 23, donde sólo se salva la magnífica interpretación de un actor que, mal que les pese a algunos, es uno de los mejores que existen actualmente en Hollywood, aunque aun le falta la película donde se consagre, y con esta última, desde luego, no lo va a conseguir. En fin, habrá que esperar a otro Man on the moon.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres